Tecnología

Masticando resina

Chicles de hace 10.000 años revelan la dieta de la Edad de Piedra

Un nuevo estudio del ADN presente en chicles de hace 10.000 años recuperados en la costa de Escandinavia muestra que en la dieta de quienes lo mascaron se encontraban ciervos, truchas y avellanas. También muestra que una de las personas tenía graves problemas con sus dientes.

18/Ene
2024
Por:    @luisarmando930

Hace unos 9.700 años, un grupo de personas acampaba en la costa occidental de Escandinavia, al norte de lo que hoy es Gotemburgo. Habían estado pescando, cazando y recolectando recursos para alimentarse. Y algunos adolescentes, tanto niños como niñas, masticaban resina para producir pegamento, justo después de masticar truchas y ciervos, además de avellanas.

Debido a un grave caso de periodontitis (infección grave de las encías que puede provocar la pérdida de dientes y huesos), uno de los adolescentes tuvo problemas para comer la carne masticable de venado, así como para preparar la resina masticándola.

Lo sabemos porque un equipo de investigación internacional trabaja desde hace algún tiempo con la resina masticada del yacimiento de Huseby Klev. "Hay una gran riqueza de secuencias de ADN en la masilla masticada de Huseby-Klev, y en ella encontramos tanto las bacterias que sabemos están relacionadas con la periodontitis como el ADN de plantas y animales que habían masticado antes", dice en un comunicado el Dr. Emrah Kirdök, del Departamento de Biotecnología de la Universidad de Mersin, quien coordinó el trabajo metagenómico sobre el chicle del Mesolítico.

Emrah Kirdök comenzó a analizar el material cuando era postdoctorado en el Departamento de Arqueología y Estudios Clásicos de la Universidad de Estocolmo, pero el estudio ha crecido mucho desde entonces.

El yacimiento Huseby Klev en la isla de Orust fue excavado hace 30 años. Se encontró resina masticada junto con restos de herramientas de piedra en un contexto que data de hace 9.700 años. El material pétreo también indicaba una cronología mesolítica. El material masticado de Huseby Klev ya ha generado un estudio sobre los datos genéticos humanos de tres individuos, y también se ha analizado y publicado el ADN del material que no era de origen humano.

Identificar las diferentes especies presentes en el tipo de mezcla de ADN que estaba presente en el chicle del Mesolítico fue un desafío. El Dr. Andrés Aravena, del Departamento de Biología Molecular y Genética de la Universidad de Estambul, pasó mucho tiempo en la computadora analizando los datos junto con la Dra. Emrah Kirdök.

"Tuvimos que aplicar varias herramientas analíticas computacionales pesadas para identificar las diferentes especies y organismos. Todas las herramientas que necesitábamos no estaban listas para ser aplicadas al ADN antiguo; pero gran parte de nuestro tiempo lo dedicamos a ajustarlos para poder aplicarlos", concluye Andrés Aravena. La metagenómica del ADN antiguo es un área en expansión, pero hasta el momento sólo se han realizado unos pocos estudios sobre este tipo de material masticado.

El profesor Anders Götherström, del Centro de Paleogenética, una colaboración entre la Universidad de Estocolmo y el Museo Sueco de Historia Natural, es el director del proyecto donde se llevó a cabo este estudio.

"Esto proporciona una instantánea de la vida de un pequeño grupo de cazadores-recolectores en la costa oeste escandinava. Creo que es sorprendente, existen otros métodos bien establecidos para determinar qué nutrición y dieta se relacionan con la Edad de Piedra, pero aquí sabemos que estos adolescentes comían ciervos, truchas y avellanas hace 9.700 años en la costa occidental de Escandinavia, mientras que al menos uno de ellos tenía graves problemas dentales", dijo.

Foto y datos:EP vía DPA

Publicar comentario

Calificación
1000 restantes
País :
Imagen / Avatar
0 + 2 = 
   

Titulares por email